Esta fiesta se celebra de acuerdo al almanaque anual y los ritos religiosos se entrelazan con las antiguas costumbres prehispánicas.

El Domingo de Ramos, una gigantesca procesión de fieles o promesantes encomendados a la Virgen de Copacabana, baja su imagen al pueblo de Tumbaya desde el santuario ubicado en Punta Corral (3700 m.s.n.m.). El Miércoles Santo una réplica de la misma, desciende hasta el pueblo de Tilcara.

El Jueves  se realiza una misa y el Viernes Santo se reza la Pasión de Cristo en las estaciones del Vía Crucis, dispersas en varias calles del pueblo y realizadas por grupos de vecino o familias tradicionales. Las llamadas “ermitas” (obras de tipo mural realizadas con frutos, semillas o legumbres) visten las calles de Tilcara y se repiten de forma más simple en los demás pueblos, como Purmamarca. El sábado por la noche se realiza la misa de Gloria con la bendición del agua y el fuego.