La Fiesta comienza con el “desentierro” del Carnaval en la ladera de un cerro, de donde se extrae de la tierra al “diablo” que inicia la celebración. Los disfraces coloridos, las comparsas y bailes típicos, como el Carnavalito, son las manifestaciones que el visitante verá repetirse en uno y otro lugar.

En las comparsas hay uno o más “diablos” con coloridos disfraces, cubiertos de espejos y cascabeles y una larga cola con la que animan a los participantes. Se organizan fiestas en las casas aunque es muy común bailar y beber por las calles.

La celebración concluye con el “entierro” del Carnaval una semana después. Las comparsas se dirigen hacia el “mojón” (montículo de piedras) ubicado en un cerro, se cava un foso, se da de comer a la Pachamama y se entierra al “diablito”, muñeco de trapo que representa el Carnaval, hasta el año próximo.