El jueves anterior al Carnaval se celebra el “Topamiento” o “Tincunacu” (encuentro) donde se establecen lazos de solidaridad y respeto de por vida entre comadres (la madre y la madrina de un niño).

Las mujeres de la región demuestran sus habilidades de contrapunto en ruedas de copleras y en la elaboración de la chicha, como preparativos previos al Carnaval.