Este encuentro se realizó por primera vez en 1984 y desde esa fecha, todos los años, concurren a esta localidad “copleros” de toda la Quebrada y Puna con el fin de revalorizar esta expresión poética local.

Las coplas son composiciones de 4 versos donde un participante entona unos, cuyo contenido debe ser contestado por otro asistente. El texto es de carácter coloquial y los temas que se cantan se refieren a hechos de la vida cotidiana como el amor, la muerte, el trabajo, estados de ánimo y fenómenos naturales, entre otros.