A la Pachamama se la honra en distintas circunstancias durante el año, sin embargo, estos ritos se intensifican el 1 de agosto y durante todo el mes ya que se considera que la Madre Tierra tiene hambre y para que sea generosa con los hombres se la agasaja, se le da de “comer” presentándole ofrendas de comidas, bebidas y coca. Tampoco se debe dejar de “sahumar” las casas y negocios para alejar la envidia y los malos espíritus.